miércoles, 22 de marzo de 2017

LA EXCEPCIÓN ES REGLA. TERCER LOBO ASESINADO AL SUR DEL DUERO EN MENOS DE TRES MESES

¿Véis esa loba viva caminando por tierras de Forfoleda, Salamanca, en una foto tomada hace un par de semanas aproximadamente?
Pues ya no la véis más. (PINCHAR PARA NOTICIA). La patrulla anti-lobo de la Junta de Castilla y León la ha asesinado. 
Los sicarios loberos de la Junta que con dinero de todos y mientras los demás curramos, se dedican ociosos a buscar, esperar, acosar y asesinar nuestros lobos... al sur del Duero, donde por ley es una especie protegida.
La Junta, para rebañar votos, lo que hace es valerse de las excepciones que contempla la ley europea... que exige que, para matar un lobo al sur del Duero, haya argumentos científicos y técnicos para ello y siempre como excepción. Estamos en marzo y ya han asesinado tres lobos al sur del Duero. Es una forma diferente que tienen en la Junta de entender lo que es una excepción.
Lobo Marley acude ahora y una vez más a Bruselas para exponer la situación de odio y/o dejadez política e institucional al lobo.


lunes, 19 de diciembre de 2016

CÓMO PROTEGER EL GANADO CON PERROS



Estoy comprobando que este libro está siendo adquirido principalmente por mastineros y por ganaderos que quieren hacer las cosas bien –algo que me alegra mucho- pero sólo por algunos “loberos” o amantes del lobo, pues estos creen que es para ganaderos o para “perreros”. Pues bien…
…mi objetivo con este libro no es que sirva para los ganaderos que no quieren usar métodos eficaces de prevención puesto que –como acabo de decir- no quieren. Por tanto, no les interesa informarse más ni mejor y además critican a ciegas este libro sólo por existir; sólo porque lo escribe un defensor del lobo (a mucha honra). Desde luego, no escribo para ellos. Mi objetivo es que mis ideas y conocimientos sobre el asunto queden ordenados de “pe a pa” para que sirvan como herramienta para argumentar, ayudar, proponer, exigir, discutir, comprender… y muchos verbos de este tipo… principalmente a los “loberos”.
Así, hay conocimiento plasmado para que podáis responder a esos ganaderos que afirman que los mastines no sirven.  Explico por qué los “controles” letales de lobos no sólo son ineficaces sino que son contraproducentes si de verdad lo que se quiere es evitar daños a la ganadería. Hablo también de la importancia que tiene la conservación del lobo, analizo con datos su incidencia real sobre la ganadería y el origen del conflicto (que, como se puede comprobar, está sobredimensionado y es inventado). Comparo con otros países de los que tengo datos sobre la incidencia en ganado.  Analizo con datos la eficacia del uso de mastines y comparo datos de diferentes países. Hablo, cómo no, de los posibles problemas que pueden surgir con la tenencia de mastines de protección, cómo se previenen o cómo se solucionan; especialmente aquellos que los ganaderos suelen argumentar contra el uso de mastines. Analizo las limitaciones de los mastines y cómo se suplen.
Y cuestiones más o menos técnicas que no está de más conocer para poder argumentar y debatir además de ayudar o exigir: cómo debe ser un mastín ganadero, cómo se selecciona, cómo se socializa, cuál debe ser su correcto manejo… explico cómo se hace un buen uso de los mastines para que sean eficaces para el ganado extensivo de montaña, comparo con otros métodos de prevención posibles y, finalmente, realizo varias entrevistas superinteresantes (creo yo, aunque es la visión personal de quien las hace) a ganaderos y especialistas en mastines.

PD.: quiero aprovechar para señalar una falta que hay en el libro… no ortográfica sino una carencia. Olvido nombrar al autor de uno de los estudios que menciono cuando hablo de la “Idoneidad en la vigilancia” de los mastines. Comento datos en rebaños al norte y sur del Duero, protegidos por mastines o desprotegidos, que apuntan a que son más graves al sur del río, donde se perdió la tradición del uso de mastines tras exterminar al lobo. Los datos son de mi buen amigo Javier Talegón y quiero aprovechar para señalarlo ya que por error o por avatares del papeleo, no quedó apuntado en el libro, desgraciadamente. Al César lo que es del César (frase que, por cierto, un día me dijo precisamente Ramón Grande del Brío). 

(para más información sobre el libro, pinchad aquí)

miércoles, 21 de septiembre de 2016

DESPEDIDA PARA LOS LOBOS DE NORUEGA

Esta temporada de otoño-invierno habrá matanza masiva de lobos en Noruega. 47 lobos van a fusilar entre pitos y flautas. Teniendo en cuenta que sólo hay unos 65 ejemplares en el país y que, evidentemente, la especie está en peligro crítico de extinción y así está catalogada en la Lista Roja de Noruega… la decisión es brutal, inmoral, deleznable y, en todo punto, execrable.
Pero así es Noruega. Quieren aniquilar la población de lobos y dejar varios ejemplares por ahí como algo anecdótico… tipo “parque temático”… por eso de poder decir que tienen lobos para que la población, desinformada y pasota en su inmensa mayoría, no llegue a escuchar que el exterminio se ha producido.
2015 ha sido el primer año en, al menos, 150 años que se ha comprobado la reproducción en tres grupos de lobos de Noruega. Esto se ve que les ha parecido inaceptable y quieren tomar medidas drásticas para que esto no vuelva a ocurrir. El Parlamento noruego decidió que sólo haya lobos en una zona determinada a lo largo de la frontera con Suecia.
Mientras tanto, como comparación, en Austria aplauden el primer caso de reproducción de lobos en 130 años, Alemania apoya el aumento de los lobos en el país, Suiza trata de proteger a los incipientes reproductores de estos últimos años, y Dinamarca espera expectante el regreso de los lobos tras el anuncio de la llegada de varios ejemplares. Es que claro… se les odia y extermina y, al darse cuenta de que ya no tienen, sobreviene la añoranza y…
Una pobre manada de 8 ejemplares se ha instalado ¡qué perdición! en lo que los gestores noruegos han considerado “zona exenta de lobos”… algo así al estilo de Asturias. Es una zona donde no hay ovejas pero los lobos… son lobos… y “más vale prevenir”, que los nórdicos son conocidos por su miedo a todo y su obsesión por prevenir peligros aunque sean imaginarios. Han decidido aniquilar a todos los lobos de la manada. Los lobos no saben sobre esta decisión. Como un estallido de guerra repentino, serán fulminados por las balas de cazadores sin escrúpulo, ni moral. Hay otros grupos que serán eliminados por completo y que tampoco lo saben.
El año pasado ya cayeron 15 lobos en Noruega entre legales o ilegales. El delito que los lobos han cometido es que, según los ganaderos, han matado 500 ovejas de esas que dejan solas sin vigilancia ni protección en la naturaleza salvaje. Y claro, ellos quieren un parque ganadero. Me recuerda a algo… pero todavía es más bestia el caso noruego. Se ve que no tienen un movimiento conservacionista decente que les ponga freno. En un país asquerosamente rico (en la plena acepción del término, con su manejo del petróleo y esas cosinas), que se las da de ambientalista y moderno ¿qué porcentaje supone en pérdidas económicas 500 ovejas que se pierden por no ser vigiladas?.

Hay que ver la influencia que tuvo la mierda de Caperucita. 




jueves, 15 de septiembre de 2016

LOS CONTROLES DE LOBOS AUMENTAN LOS DAÑOS Y EL FURTIVISMO



Hace nada que salió publicado mi libro "Cómo proteger el ganado con perros", de Ediciones Tundra. En él, además de hablar sobre la importancia de los mastines para la protección del ganado y los datos y evidencias que demuestran su eficacia, sobre cómo hacerles más efectivos o solucionar posibles problemas o limitaciones que puedan tener por un determinado manejo del ganado, etc... explico las razones que hacen que los controles letales de lobos, los dichosos "controles poblacionales" no consigan el efecto que aparentemente se persigue y que es el de evitar o reducir los daños al ganado. Al contrario, los daños aumentan de forma directamente proporcional. Esto sí está demostrado: los controles poblacionales de lobos no reducen los daños y los daños aumentan tras los controles. Hay varias explicaciones muy lógicas desde la etología del lobo, de las que hablo en este libro, y consecuencias derivadas de ellas que hacen también que se pueda conseguir, al contrario de lo que supuestamente se pretende, que haya grupos de lobos que acaben incidiendo de forma más constante sobre el ganado no protegido o mal protegido.
Esto me viene a la cabeza por las últimas noticias sobre ganaderías que están sufriendo daños persistentemente.
¿Cómo es posible que un ganadero sufra daños una vez después de haberlos sufrido antes?... Bueno, seguro que tiene alguna explicación... ¿y la tercera? Quizás también... aunque es menos plausible ya... porque los medios preventivos son posibles y viables. Pero ¿dieciséis veces?... En fin, sin ánimo de criticar, y sólo queriendo preguntármelo de forma un tanto inquisitiva, también hay que decir que los periodistas están más al acecho que los lobos.
Justo se publican los resultados de un estudio de la Universidad de Wisconsin junto a la Universidad de Ljubljana, Eslovenia, que han examinado los controles poblacionales de lobos y ganadería en Norteamérica y Europa. Han trabajado con diferentes estudios ya realizados sobre los efectos de los controles sobre los daños posteriores, descubriendo lo que es obvio: que los controles letales no redujeron los daños pero sí lo hicieron los métodos preventivos no letales como mastines o fladrys, reduciendo la depredación significativamente.
Los datos de controles en Norteamérica son escalofriantes. Sólo en 2014, el Servicio de Vida Salvaje del Departamento de Agricultura de USA aniquiló 2,7 millones de animales. Entre ellos, 580 osos negros, 796 linces, 305 pumas, 61.702 coyotes, 1186 zorros, y 322 lobos, costando la matanza unos 127 millones de dólares. Inaudito.
Los métodos letales, además de no ser eficaces (lo que está demostrado), parecen estar tras la causa de que aumenten los daños en determinados lugares, que es precisamente donde reinciden con los métodos letales en un proceso de "pescadilla que se muerde la cola". Además, generan rechazo social y conllevan consecuencias ecológicas: destruyen la biodiversidad, que es Patrimonio de todos, para el supuesto beneficio de unos pocos empresarios de la industria ganadera.
Han concluido que, cuando la administración fusila a un lobo (u otro predador, entiéndase), en la percepción del público el valor de esa especie declina muchísimo. Envía un mensaje fatal a la población sobre el valor de los lobos y sobre la aceptabilidad de la caza furtiva. De hecho, han encontrado y demostrado que los controles poblacionales de lobos no reducen el furtivismo sino que, al contrario, lo aumentan.
Los investigadores dicen lo que llevamos diciendo siempre: que hay que ser consistente con las leyes en materia medioambiental y en protección animal, con las evidencias científicas y con las normas éticas de la sociedad.

Lobos fusilados en un "control" por el Principado de Asturias
(El Principado, en connivencia con intereses ganaderos y políticos, tiene gran parte del territorio catalogado como "exento de lobos", y saltándose todas las normativas en materia de medio ambiente, nacionales e internacionales, elimina la especie en esas zonas)



martes, 30 de agosto de 2016

MUERTE MASIVA DE RENOS EN NORUEGA... Y EL LOBO NO HA SIDO.

Sabemos que al lobo se le persigue en Escandinavia para que no produzca daños a la industria de la cría de renos... Los renos, que ya no son estrictamente salvajes porque están manejados por el hombre, en vez de dispersarse como es estrategia ante la presencia de lobos, se juntan en grandes grupos... Os pongo este vídeo del suceso ocurrido estos días en Noruega... 300 renos muertos por un rayo al permanecer todos juntos durante una tormenta.
¡Ay!. Si hubiera habido lobos... no habría pasado.

The Imperiled American Wolf


Mi amigo Marc Bekoff me hace llegar este vídeo que comparto aquí con vosotros.
Hace casi cuatro décadas que los lobos fueron declarados especie protegida en los EEUU. Pero desde que el presidente Obama les eliminó de la lista de especies amenazadas en 2011, han sido objeto, una vez más, de una enconada persecución por parte de las agencias estatales de medio ambiente. Sin contar con los lobos matados por "controles" realizados por las administraciones, en tan sólo cuatro años (abril 2015), más de 3.600 lobos habían sido ya aniquilados por puro vicio por cazadores "deportivos" de Idaho, Montana, Wyoming, Minnesota y Wisconsin. Este documento es una llamada a la cordura, a volver a colocar al lobo en la lista de especies protegidas, ya que la vergonzosa "gestión" de las administraciones estatales está llevando de nuevo a la especie a la desaparición implacable. De nuevo algunos están sacando beneficios de las matanzas de lobo. 
Expertos como Marc Bekoff o George Wuerthner explican lo que sucede en un grupo de lobos al eliminar individuos. 





miércoles, 10 de agosto de 2016

LA DESAPARICIÓN DE UN DEPREDADOR SE PUEDE EXTENDER A OTROS

En mi libro "Lo que el lobo sabe" (Tundra Ediciones), cuya segunda edición sale a la luz en estos días, hablaba de la importancia del lobo en la naturaleza analizando concretamente la influencia de su conducta en la conducta del resto de la fauna, incluyendo otros predadores. Por eso hablaba de Ecoetología como la influencia de la etología en el ecosistema y viceversa. 
Acabo de leer un estudio publicado hace unos meses en Current Biology que respaldaba las evidencias de extinciones en cascada horizontal (más bien, efecto dominó). Un equipo de investigadores de la Universidad de Cornwall creó comunidades experimentales con insectos utilizando diferentes especies de avispas como depredadores y de áfidos (pulgones) como presas. Descubrieron que la eliminación de una especie de avispa producía cambios en la densidad de las especies presa y esto en el resto de las especies presa de otras avispas, conllevando perjuicios poblacionales, finalmente, para las otras especies de avispas. 
Estos efectos en cascada de extinción o en dominó son vitales a tener en cuenta en Biología de la Conservación. Si queremos proteger una especie amenazada de un carnívoro, por ejemplo, hay que proteger al resto de depredadores que comparten hábitat. 
En mi libro ponía suficientes ejemplos con lobos sucedidos en diferentes partes del mundo en los que la desaparición o reaparición del lobo había conllevado cambios dramáticos o vitales en los ecosistemas. 
En un congreso, hace unos años, se preguntaba alguien qué papel podría tener el lobo en la estepa castellana dando por hecho que, seguro, tendría algún papel. Nadie, no obstante, se mostró seguro de dar una respuesta convincente. El pensamiento fue siempre hacia la regulación biológica de sus especies presa, pero, desde un punto de vista más  holístico, la sola presencia del lobo, su conducta, su etología, influye en la conducta de presas y mesopredadores, y esto en la conducta de las presas de estos, en su presencia o ausencia, en su uso del hábitat y ritmos de actividad.