jueves, 24 de diciembre de 2015

DESMINTIENDO ERRATAS. EL GRUPO DE 25 LOBOS.



Dado que recibo por diferentes vías (e incluso me lo cuenta gente por la calle que no tienen nada que ver con lobos, por lo que está bien extendida la errata), deciros algo sobre esta imagen de 25 lobos. El año pasado se dijo que era de la cordillera cantábrica y ya hace 4 años se dijo que era de Idaho; lo tuve que desmentir cuando se dijo que era de España aunque creo que salta a la vista que tal aseveración era una tremenda mentecatez. Basta ver el tipo de lobos. Ahora cuentan que la foto es de este invierno, y a alguien le da por elucubrar o poner una explicación inventada para quedarse con el personal (y con éxito pues se hizo viral). 

La explicación es absurda y muestra un profundo desconocimiento de los comportamientos sociales de los lobos o, simplemente, el interés de quien lo escribió de convertirlo en viral por razones que escapan a mi conocimiento. Si leéis lo que dice la absurda explicación, es toda un desperdicio incoherente. Parece más bien una tomadura de pelo.
La verdad es que esta imagen fue tomada por cámaras de la BBC para un documental llamado "Planeta Helado", dirigido por Jeff Turner. Fue el cámara Chadden Hunter quien la tomó desde un helicóptero hace 5 años en el Parque Nacional Wood Buffalo, en Alberta, en los Territorios del Noroeste, Canadá, donde viven los únicos lobos especializados en la caza de bisontes. Estaban a -40ºC y con fuertes vientos, por lo que los equipos de filmación se congelaban y tuvo que tomar imágenes en condiciones muy extremas. 
El grupo camina en fila como suelen hacerlo con nieve profunda para ahorrar energía. En cabeza iba un individuo alpha, concretamente una loba en este caso. De este grupo de lobos hicieron un documental que se titula "Guerreros del frío".

Durante miles de años, lobos y bisontes convivieron en los vastos territorios de Norteamérica. Los aborígenes habitaron los territorios del hoy conocido como Wood Buffalo durante más de 8000 años. Cuando llegaron los europeos en el s.XVIII, desplazaron a los habitantes humanos y esquilmaron la fauna. Se instalaron los tramperos vendedores de pieles.
En los años 20 del s.XX, se introdujeron en la región miles de bisontes de las praderas, que se cruzaron con los bisontes de bosque que allí habitaban y trajeron la tuberculosis bovina, entre otras enfermedades. Los gestores sacrificaron miles de bisontes durante décadas. Pero no eran capaces de controlar las enfermedades. Desde que se controló la matanza sistemática de lobos con venenos, y estos recuperaron su población, los lobos pudieron controlar la salud de los bisontes.