lunes, 6 de abril de 2015

LA AVENTURA DE UNA LOBA EN HOLANDA TRAS UN SIGLO DE AUSENCIA



Hace un siglo que no llegaba el lobo a Holanda. Hace no mucho tiempo os escribía dos entradas al respecto puesto que había aparecido una loba atropellada en el país. 
Al principio, lógicamente, se creyó que era una loba llegada a Holanda de forma natural pero la necropsia y la investigación que se llevó a cabo determinaron que había sido matada en los Cárpatos y había sido transportada, misteriosamente, previamente congelada, en un coche, por inmigrantes polacos, hasta el país. Parecía todo una extraña broma o que el cuerpo de la loba iba a ser vendido. El caso es que, finalmente, no había habido llegada de lobo a los Países Bajos. 
Pero, en esta ocasión, sí ha aparecido una loba dispersante en Holanda, por primera vez en un siglo. 
Fue un conductor quien la vio desde su coche al borde de la carretera en Sleen, Emmen. Días antes se la había detectado en Meppen, en la frontera, dirigiéndose hacia Holanda. 
El primer encuentro fue una sorpresa mayúscula para todos. Aquí un vídeo de la noticia y las primeras fotos... Además, hubo alguna baja en ganado ovino... de ese que está panchamente sin vigilancia alguna. 
En este caso, la loba proviene de una zona militar alemana y estaba bastante habituada a los vehículos, por lo que durante su corta estancia de inspección por Holanda se acercó a zonas pobladas, atravesó calles de pueblos, se la dejó ver tranquilamente en la carretera en pleno día y se acercó a los coches.


Si alguien se apeaba del vehículo, huía, pero se acercaba a curiosear los vehículos tan sólo con precaución. 
En el vídeo, corre por las calles de un pueblo más al norte, Hoogezand, cerca de Groningen, donde luego apareció "a la deriva" por una zona industrial: 
Después de su loca aventura, regresó a Alemania. Holanda es un país densamente poblado que no ha debido resultar muy agradable. Desde Alemania me llegan algunos vídeos de lobos con algún tipo de habituación, como estos que se encontró el día 26 de marzo un agricultor de Uelzen. 
De los peligros y problemas de la habituación hablo en el libro “Lo que el lobo sabe. Ecoetología y conservación del lobo”, publicado por Tundra Ediciones. 
Como veis, algunas veces resulta imposible que los lobos recuperen antiguos territorios donde antaño camparon. 


LOBOS DE LESSINIA.


El lobo desapareció de la meseta de los Dolomitas, en Italia, hace más de cien años. En 2011 reapareció con la llegada de una joven dispersante, seguida al año siguiente de Slavc, el lobo que fue conocido porque, radiomarcado en 2011, había sido capaz de superar obstáculos antrópicos de forma milagrosa para llegar desde Eslovenia en un increíble viaje de más de mil kilómetros a través de los Alpes. Aquí conoció a Julieta y se instalaron, formando un primer grupo reproductor que ha dado nacimiento a dos camadas. 

Este año se espera la dispersión de los primeros y una tercera camada. El grupo está formado por entre cinco y ocho lobos pues, como sabemos, la mayoría de los cachorros y jóvenes acaban muriendo, por diferentes circunstancias, antes de completar su ciclo biológico.



En 2014 este grupo ha ocasionado algunos daños a ganaderos sin medios preventivos, provocando más de 50 bajas en ganado. Para compatibilizar esto, trabaja el grupo Lobo Alpes para la Conservación (Conservaziones Life Wolf Alps), que desarrolla su labor en regiones alpinas loberas. Se están adoptando medidas preventivas, como el uso de perros protectores, cercas eléctricas, pastores y gestión del ganado noche/día, medidas que ya se están adoptando en zonas como Tentrino, donde se espera pronto el regreso del lobo, algo que es perfectamente compatible con la ganadería si se toman las medidas oportunas. Cada grupo de lobos está ocupando un área de unos 200 y hasta 300 kilómetros cuadrados, y cada grupo se compone de 4 o 5 individuos. Como dicen desde el proyecto, la idea manida de que los bosques están “repletos de lobos” es una extraña fantasía. 

domingo, 5 de abril de 2015

SUECIA. LOS VALIOSOS LOBOS DEL BOSQUE DE TIVEDEN. NOTICIAS AGRIDULCES

Buenas y malas noticias tengo desde el bosque de los lobos en Tiveden, Suecia. Los cachorros nacidos la primavera de 2014 están aún vivos. Estos cachorros son considerados como muy importantes para la diversidad genética de la población de lobos sueca porque su madre es una inmigrante de la población fineso-rusa. Llegó durante el invierno de 2013 con un macho también inmigrante. La pareja se estableció en un territorio aquél invierno, concretamente en Tornedalen, una zona de cría de renos. La Agencia de Medio Ambiente decidió capturar a los lobos y enviarlos más al sur, a los bosques de Tiveden. Decisiones patéticas que se practican en un país que se las da de moderno en todos los sentidos incluyendo el medio ambiental pero que continúa con unas políticas rancias basadas en una ignorancia y una xenofobia brutal al lobo en amistad con sectores económicos privados, en este caso el negocio de la carne de los renos dirigido por los sami. Contra todo pronóstico dadas las previas experiencias de lobos traslocados en el país, la pareja se quedó en el bosque de Tiveden y crió en primavera  de 2013 una preciosa camada que pudimos filmar en verano con cinco cachorros. Un vídeo que ya os mostré en su día.

Más adelante, durante el invierno, se rastrearon las huellas de sólo cuatro cachorros (con toda seguridad, uno murió) a la vez que el transmisor que se le había colocado al macho dejó de funcionar. Se pensó que habría sido muerto furtivamente pero posteriormente se le pudo detectar vivo. Después, no se ha tenido más contacto con él y ha sido muy inseguro el que hubieran nacido nuevos cachorros en primavera de 2014. Pero, sorprendentemente, se han encontrado evidencias genéticas que constataron que al menos tres cachorros nacieron de esta pareja en 2014, por lo que a pesar de todo lo que se ha especulado, el macho podría continuar vivo en este momento.
De todos modos, la vida de los jóvenes lobos es muy incierta, como siempre digo. Los cachorros tienen una esperanza de vida baja y los jóvenes que se dispersan mueren en su mayoría. La idea de que los lobos, si no se “controlan” mediante caza, crecen con desmesura, es una idea rancia y desfasada, a favor de los intereses del lobby de la caza y de las Administraciones con ideas y políticas anti-lobo. En este caso, no han necesitado de muerte natural pues, siguiendo el ritmo de las estadísticas, han muerto asesinados por humanos. De los cuatro cachorros supervivientes de la primera camada de 2013 y que visteis tan bonitos de pequeños, no queda ninguno vivo. Una desgracia. En 2014, durante la primavera, seguramente durante el celo de los padres, se dispersaron, dejando el territorio y representando un valor genético incalculable para la endogámica población de lobos del país. Uno murió disparado en la región de Jämtland. Otros dos atravesaron la frontera a Noruega, y allí corrieron idéntica suerte. Todos fueron matados por lo que se llama eufemísticamente “caza protectiva” y que es un sistema patético para no permitir que la población de lobos supere un número ínfimo en Suecia y Noruega en pro de una ganadería anecdótica y no profesional. El cuarto cachorro de 2013 fue ejecutado también en enero de este año 2015 en Ulricehamn. Al traste toda una inversión biológica de un valor incalculable.